He descubierto que todo lo que pasa acaba teniendo sentido. En la apraxia y el síndrome de joubert los cilios que están en los microtúbulos juegan un papel muy importante. Hace tiempo mientras veía y escuchaba algo que yo consideraba puro entretenimiento escuché las palabras microtúbulos y física cuántica alojadas en un entorno que, aunque sanitario, hablaba de muerte y estaba alejado, supuestamente, de las enfermedades raras,Fuí consciente de que si no hubiera visto aquel video jamás habría despertado ante la realidad que hay más allá de la que estamos viviendo, y que la posibilidad de que Arnau en otra realidad no esté enfermo (porque lo está aunque no me guste reconocerlo) puede llegar a convertirse en la nuestra...Gracias.

lunes, 20 de febrero de 2017

CUENTOS RAROS: IGUAL Y DIFERENTE

Cada semana un cuento raro

En un país igual, con pueblos iguales y entre iguales habitantes de igual parecido vivía Carlos, un jovencito muy diferente.

Cada día era igual, todos saludaban de la misma manera, todos se vestían con los mismos colores, y todos comían a la misma hora. Menos Carlos, que llevaba la ropa con colores diferentes al resto, y comía antes que los otros.

Pero Carlos quería ser igual que los demás, así que cada noche miraba a la luna y le pedía un deseo: “Hazme igual que los demás”

Una noche apareció un cometa de larga cola, al que ninguno de los miles de telescopios iguales había detectado antes. El cometa cruzó sobre la luna de brillo único. Y sobre la noche oscura dejó un brillo especial jamás visto.

Al día siguiente, Carlos despertó y se miró al espejo. Su deseo se había cumplido; cuando se miró al espejo vio que su cara era igual que las otras; de su armario la misma ropa que tenían los demás, y al salir a la calle saludó de la misma forma que le saludaban a él.

Era igual que todos.

Y los días pasaban de igual manera, haciendo lo que hacían el resto de habitantes, hasta que un día todo se volvió aburrido y monótono.

Carlos miró a su alrededor y observó que no había nada diferente.

La mañana siguiente le preguntó a un habitante de su pueblo  si podía decirle su nombre. La respuesta que obtuvo fue: “Me llamo igual que tú”.

Carlos le dijo: “Yo me llamo Carlos”, pero el habitante igual le contestó: “No, tú te llamas igual que yo”

Entonces, el jovencito Carlos se entristeció porque pensó que nadie recordaba el nombre de nadie.

Aquella misma noche pidió otro deseo a la simpar luna que asomaba en forma de sonrisa, pero  la luna, que era el único satélite del planeta tierra, concedía deseos cuando consideraba que era necesario hacerlo, así que Carlos tuvo que dormir muchas noches deseando lo mismo, hasta que la luna apareció con un cálido brillo naranja  pues estaba eclipsada por la tierra, algo que no pasaba de manera habitual.

Y a la mañana siguiente, Carlos, se miró en el espejo y vio su cara de antes de ser igual, y comió antes que los demás, y los habitantes iguales volvieron a saludarle por su nombre.

Fue entonces cuando Carlos se dio cuenta de que ser diferente es hermoso, como la luz de la luna, el brillo de un cometa o la misma tierra.


nota: todos los textos publicados bajo la etiqueta cuentos raros y hashtags, así como relaciones diversas, pertenecen a la Associació d'Apràxia Ocular registrada legalmente y a a Diari d'una Apraxia Ocular. No se permite la copia sin nombrar la pertenencia ni el lucro, así como tampoco la difusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...